espaliaswing/ abril 21, 2018/ Sin categoría/ 0 comments

Uno de los hermanos de mi abuela era Pepe, no le conocí pero me llegó su historia contada en primera persona por su esposa, Mª Fermina. Toda una señora, elegante, educada, culta, además de divertida, inteligente, fuerte, decidida, grande y luchadora, la historia de Pepe también es interesante, en la época del alzamiento fue acusado de masón. Lo cual era cierto pertenecía a la logia Andamana.

Era capitán de mercante y durante más de diez años fue práctico mayor del Puerto de La Luz y de Las Palmas cargo que perdió tras la victoria franquista, por ser masón. Durante la guerra de África intervino intensamente en el traslado de tropas y víveres y por ello recibió la Medalla de África.

Siendo oficial primero del vapor Viera y Clavijo intervino en el rescate del buque Olga, por lo que recibió la Cruz de Primera Clase al Mérito Naval con Distintivo Rojo según credencial firmada por Alfonso XIII en 1921.

Fue el práctico que acompañó y dirigió la operación de salida del buque que llevaba a bordo a la familia de Franco, cuando este ya había salido hacia la costa de Gando para iniciar desde allí el alzamiento militar.

Mi padre me contaba que cuando eran pequeños, en la calle de atrás de donde estaba la casa de su abuela se encontraba lo que él y sus primos llamaban el cuarto de las cosas raras, que era donde se reunían los masones.

Otro de los hermanos de mi abuela que conocí fue a Manolo, también acusado de masón, pertenecía a la logia Andamana. Lo recuerdo bromista y muy cariñoso conmigo. En su casa había un patio trasero en el que tenía jaulas con pájaros, sobre todo canarios, me acuerdo de que me los enseñaba y me contaba que clase era cada uno, como se atendían y lo que se les ponía de comer.

Fue de los que se exilió, con su esposa y sus hijos se embarcó y marchó a Venezuela, la suerte los acompañó y llegaron a buen puerto, pero casi no lo consiguen.

La vida de Pepe y Manolo, hizo que me interesara por la masonería y buscara información. Resulta que no entendía cómo es que los masones eran de  lo peor, pero dos masones de los que conocía la historia de primera mano, fuesen considerados tan buenas personas. Investigando encontré que mi bisabuelo Manolo también era masón pertenecía a la logia Afortunada (1870-1915).

Con respecto a la masonería, para que tengas un poco más de información sobre el tema  te resumiré los principios de la institución masónica:

Es un movimiento filosófico activo, pluralista y humanitario que se organiza soberana e independientemente en cada país y en el que cabe todos los criterios y orientaciones y que tienen por objeto el mejoramiento material, moral y espiritual del hombre sobre la base del respeto a la persona.

No es órgano de ningún partido político ni agrupación social y fomenta el propósito de estudiar e impulsar por sí y por el intermedio de sus miembros, los problemas referentes a la vida humana para asegurar la paz, la justicia y la fraternidad entre los hombres y los pueblos, sin diferencia alguna de raza, nacionalidad, credo, rango o fortuna.

Reconoce la posibilidad del mejoramiento progresivo e indefinido del hombre y de la humanidad, bajo el principio del supremo ideal que denomina  Gran Arquitecto del Universo en cuyo concepto comprende las distintas ideas sobre Dios.

Establece que el trabajo es uno de los deberes y de los derechos fundamentales del hombre.

Propugna y defiende los principios de igualdad, libertad y fraternidad, por consecuencia, combate la explotación del hombre en cualquiera de sus formas.

Defiende que los estados y los gobiernos, ciñéndose a la ley y a la voluntad mayoritaria de sus pueblos e inspirándose en los ideales de libertad y de justicia, desarrollen planes y programas concretos de instrucción y cultura, de trabajo permanente y justamente remunerado, de comunicación material y social entre  los pueblos, de nutrición y alimentación adecuadas, especialmente en la etapa de

la niñez que es cuando más se requiere y sin las cuales no hay esperanzas de progreso y superación generacionales.

Defiende que deben generarse políticas realistas de unidad de integración y dedicar todos los recursos a las tareas de educación y progreso material, antes que a sostener gastos de preparación bélica.

Los hombres, los pueblos y los gobiernos deben cultivar sentimientos de solidaridad en que el respeto de los derechos humanos sea el objetivo y la  práctica cotidiana, sancionándose con arreglo a la ley, tanto su infracción delictiva como la represión abusiva, inhumana y desproporcionada.

Rechaza terminantemente la violencia y los fanatismos de cualquier tipo.

Considera que los hombres y los pueblos tienen el derecho inalienable al progreso y a la paz y, para ello, la libertad individual tiene que ejercerse con responsabilidad y dirigirse hacia metas de valor, debiendo ceder en cuanto afecte la propiedad, la intimidad, el decoro y la dignidad de las personas.

Por otro lado, la igualdad entre los seres radica en que todos reciban trato justo en el aspecto social, económico y tributario, teniendo en cuanta que la equidad no significa aplicar a todos el mismo trato, porque eso sería la mayor injusticia, sino aquel que corresponde de acuerdo a su condición, posibilidades y necesidades.

Promulga que los hombres y los pueblos sólo pueden ser libres y justos externa e internamente, formándose clara conciencia de su naturaleza fraternal y de sus deberes colectivos que ella le impone.

Y por último sostiene que los hombres y la humanidad deben realizar sus actos poniendo en ellos toda su sabiduría necesaria para concebirlos y la fuerza requerida para realizarlos, de modo que se obtenga un resultado útil y bello.

Sabiendo todo esto ¿crees que la masonería representa lo que nos han dicho que era a lo largo de la Historia?…

 

Lo útil y lo bello no puede resultar en perjuicio de nadie y, por el contrario, colma de beneficios a sus autores y a la colectividad. En todo esto no sólo hay  una cuestión de altruismo que el hombre debe cultivar sino también, un beneficio propio. Porque el luchar por la educación y contra la ignorancia, no sólo se está haciendo un bien al que no sabe, sino que se libra a la Sociedad del peligro de la acción irreflexiva de un fanático.

Al luchar contra la intransigencia, no sólo se está librando de ella a quien la ejerce o pretende ejercerla, sino porque a cada paso se está expuesto a la acción de la violencia y los extremistas. Porque al buscar la unidad y la armonía, no sólo se las inculca entre aquellos que no la practican, sino que nos libramos de quienes alientan en si lo instintivo con el afán egoísmo y predominio.

 

Deja un comentario