El Museo del Gofio de El Doctoral, ubicado en un molino de 1949 que ha sido restaurado y equipado para que el visitante conozca la importancia histórica de esta antigua industria así como su producto, el gofio.

El Museo del Gofio cuenta con las piezas originales del molino que regentaba la familia Pérez Gil, la cual lo cerró en pleno funcionamiento para abrir otro más moderno. El edificio que lo alberga fue levantado con piedras, arena y cal, es de planta rectangular y ocupa una superficie de 333 metros cuadrados.

Se trata de un importante exponente de los molinos a motor del siglo XX y uno de los primeros que funcionó en la isla. En el sótano se conserva la antigua máquina inglesa de gasoil con cuya fuerza se hacía la molienda y otras funciones propias de la industria.


Además de la maquinaria original para tostar el cereal, elevarlo hasta las tolvas y molerlo, el museo contiene otros enseres propios del oficio así como unos paneles didácticos sobre la zona en que está situado, El Doctoral, y otros sobre el propio molino, la familia Pérez Gil y el gofio.
El museo sobre este alimento completamente natural que los canarios heredamos de los guanches, atesora también muchos recuerdos vivos sobre la generosidad de sus antiguos propietarios, que alivió mucha hambre durante la época de la postguerra civil española.
La red de museos de Santa Lucía, compuesta por el Museo del Gofio de El Doctoral, el Museo de la Zafra y el Centro de Interpretación de las Salinas de Tenefé, son tres piezas claves de nuestros cimientos históricos, tres tesoros de nuestro pasado que recuperamos para el presente. Simbolizan el esfuerzo y la tenacidad de nuestro pueblo por sobreponerse a las circunstancias adversas, el afán de superación de las mujeres y los hombres de Santa Lucía.