El Molino de Domingo Estévez se encuentra en un pequeño terreno situado entre las calles Isaac Peral y Pizarro y tiene el honor de ser la edificación más antigua del pueblo (finales del XVIII).

 

Por su parte, la Molina de Manolo Hierro ocupaba un pequeño solar situado junto a la costa pero fue trasladada hasta la Plaza José Antonio Umpiérrez y cuidadosamente restaurada. Ambos edificios, recuperados, se han incorporado al catálogo de Patrimonio Histórico de la localidad.