Molino de principios de siglo, que conserva la técnica del molino en piedra, y no en martillo. en 1903 Jose Sánchez Martin y Dolores Bruno Negrin, se vieron obligados a hipotecar tres casas que poseían en el puerto por 10.000 ptas. al principio se molía con motor de vapor de agua y carbón, después se utilizo uno de gas, y en 1939 se compró la National inglesa de 42 caballos que impulsaba la industria con gasoil. costó 90.000 ptas. de la época. en 1997 se montó todo eléctrico. hoy funcionan tres molinos a pleno rendimiento.

El molino incluido en un edificio del siglo pasado. posee tres moledoras con piedra natural-labrada de 1200 kg cada una. Hay ademas una empaquetadora. tanto en la segunda como en la tercera planta sirven como parte del proceso de elaboración del gofio.

La empresa compra mensualmente 35.ooo kilos de millo de tres variedades (del país, argentino y americano), los granos llegan a un silo de tres metros de fondo situado a la entrada de la industria. he ahí se pasa a otros depósitos interiores, más pequeños, de donde se transporta a tres cernideras automáticas. en ellas se limpia el grano de impurezas. luego se eleva a una primera planta desde la que el millo cae al tostador y del que saldrá a otros silos donde estará almacenado 24 horas. es aquí donde acaba el proceso, una vez los granos llegan definitivamente a la molienda. muelas de 1.200 kilos hacen el gofio.