Tras convertirse el molino de la familia en Museo del Gofio, la empresa se trasladó pero continúa haciendo el gofio siguiendo la tradición familiar.